aaaa

Estenosis del canal lumbar, síntomas y tratamiento

La estenosis del canal espinal o estenosis del canal lumbar es un estrechamiento del espacio existente dentro de las vértebras por donde pasan los nervios hacia las piernas. En condiciones normales, el canal espinal tiene un diámetro de un 1 centímetro.

 

 

 

En un momento determinado y debido a diferentes causas, esta zona que está en continuo movimiento puede empezar a estrecharse, comprimiendo todos los nervios que se dirigen hacia las extremidades inferiores, según ha explicado el doctor Rafael García de Sola, jefe del Servicio de Neurocirugía, del Instituto de Neurociencias Avanzadas de Madrid (INEAMAD) del Hospital Nuestra Señora del Rosario en el programa de 'La mañana' de La 1 de TVE.

 

¿Porqué se produce la estenosis del canal espinal?

 

Hay varias causas que originan la estenosis del canal espinal:

  • Congénitas, es decir, la columna no está perfectamente bien formada o desarrollada.
  • Desgaste de los huesos o artrosis vertebral. Con la edad, la columna se va cargando y se vuelve más débil, de forma que el cuerpo intenta reforzarla de dos maneras:
    • Generando más hueso, una defensa natural que se convierte en un inconveniente cuando el hueso invade zonas que no debería, como el canal espinal
    • Generando nuevos ligamentos para mantener la columna recta. Estos ligamentos son la parte blanda que sostiene la columna y que pueden llegar a oprimir nervios
  • Protrusión discal: cuando la envoltura del disco intervertebral se abomba e invade el canal.
  • Espondilolistesis: una vértebra se desliza sobre otra, produciendo anterolistesis, cuando es hacia adelante o retrolistesis cuando es hacia atrás.

 

Síntomas de la estenosis del canal lumbar

 

¿Qué siente el paciente de estenosis del canal espinal? Generalmente, las personas que sufren este trastorno padecen los siguientes síntomas:

  • Dolor en las dos piernas
  • Incapacidad de moverse bien
  • Pérdida de estabilidad
  • Claudicación neurógena o enfermedad de los escaparates, similar al trastorno que se produce a nivel vascular. La persona afectada sólo puede caminar unos metros, hasta un momento determinando en el que le empiezan a molestar y a doler las piernas. No puede seguir andando y tiene que pararse y simular que está viendo los escaparates. En cuanto se queda quieta, el nervio deja de estar presionado y el dolor desaparece, por lo que puede volver a caminar. El problema es que, si no se trata, éste va aumentado y produciendo cada vez más episodios dolorosos e incapacitantes.
  • Dolor similar al ciático:  la estenosis se va hacia un lado, comprimiendo el espacio entre vértebras, y ese dolor afecta sólo a una de las piernas. Es similar a la claudicación neurógena pero el dolor es en una pierna, en lugar de en ambas.

 

¿Cómo se diagnostica la estenosis del canal lumbar?
La estenosis de canal se diagnostica mediante la comparación de dos pruebas de imagen, según ha explicado la Dra. Diana Quiñones, especialista en Neurodiagnóstico por la Imagen de INEAMAD. "Con el TAC vemos con claridad la parte ósea y la Resonancia Magnética nos permite distinguir las partes blandas, el canal lumbar y los ligamentos. Comparando estas dos pruebas podemos emitir un diagnóstico preciso sobre la situación del canal lumbar y su nivel de compromiso".

 

La Dra. Diana Quiñones de INEAMAD explica cómo se diagnostica la estenosis de canal lumbar

 

Tratamientos de la estenosis del canal lumbar

 

La estenosis del canal espinal tiene un amplio abanico de soluciones:

  • Higiene postural: la prevención debe ser el primer paso, es decir, cuidarse la columna, manteniéndola recta cuando se trabaja frente al ordenador, en la mesa de la oficina o viendo la televisión.

"Normalmente, la columna lumbar tiene forma de arco (lordosis lumbar), es decir, está echada hacia delante y tiene detrás la cuerda del arco que son los músculos. La gente debe ponerse ergida y mantener bien la musculatura", explica el Dr. García de Sola.

  • Ejercicio: el objetivo es no llegar a los 80 años con este tipo de trastorno, sino evitarlo desde los 50 años de edad, por lo que es aconsejable caminar de manera constante, dos o tres veces al día.

"No es necesaria una marcha de cuatro horas el fin de semana. A las vértebras les molesta que las apuren. Es mucho mejor la constancia e ir día a día regenerando la musculatura", recomienda el doctor García de Sola.

  • Fármacos y rehabilitación: solventan un gran porcentaje de este tipo de problemas y evitan que el trastorno progrese.
  • Cirugía: para los casos que el tratamiento conservador no ha funcionado, se aconseja una intervención quirúrgica lo menos agresiva posible, que elimine la hipertrofia y coloque algún dispositivo que fije la columna.

La cirugía mínimamente invasiva que más se practica hoy en día es la laminectomía, una cirugía en la que se extirpa parte del hueso de la vértebra por uno de los lados para dejar espacio al nervio y se coloca un tornillo en el hueso de dos vértebras, que se fija con una barra.

Para facilitar la intervención quirúrgica, en el Servicio de Neurocirugía contamos con tecnología de última generación:

    • Navegadores para guiar al cirujano en la localización de las lesiones
    • Microscopios quirúrgicos
    • Motores neuroquirúgicos extremadamente sofisticados con fresas eléctricas con puntas de diamante para eliminar hueso
    • Mesa especial de operación, donde el enfermo está apoyado en los hombros y la cadera, de forma que abdomen y el torax están relajados, y en la que se protegen los ojos del paciente

Gracias a la cirugía, los pacientes de estenosis espinal pasan de sufrir dolor, tener mala calidad de vida y quedarse encerrados en casa, a caminar en menos de una semana tras la operación y encontrarse perfectamente bien al mes de la intervención.

Contacto

 

Contacto

 

Dpto. de Comunicación
María Jiménez
Tel. 696 10 26 05

comunicacion@hospitalrosario.com