aaaa

Diez claves para diferenciar el resfriado común de la gripe estacional

A veces puede resultar difícil distinguir entre gripe y resfriado, ya que los dos procesos son infecciones respiratorias causadas por virus, aunque éstos son significativamente diferentes. "Mientras que la gripe es causada por el virus influenza, el catarro o resfriado común puede estar provocado por más de 200 tipos de virus diferentes", explica la Dra. Débora Nuevo, del Servicio de Medicina Interna del Hospital Nuestra Señora del Rosario, de Madrid, quien añade que "la gripe afecta a la población en forma de epidemias más o menos importantes y los síntomas aparecen normalmente de forma brusca y repentina: dolor de cabeza, fiebre, dolores musculares e importante sensación de debilidad". Sin embargo, en el resfriado común, los síntomas se instauran de forma más paulatina; los primeros en aparecer suelen ser secreción nasal acuosa, estornudos y molestias leves de garganta como cosquilleos o picor.

 

 

Las diferencias principales entre los síntomas del resfriado común y la gripe estacional son:

 

 

La especialista del Hospital Nuestra Señora del Rosario apunta que algunos síntomas del catarro común o de la gripe estacional pueden ser similares a los que aparecen en las alergias estacionales, como son la rinorrea, es decir, la secreción nasal acuosa; la irritación ocular, la tos y el escozor de garganta. Sin embargo, "en la alergia el mal estar general no suele ser generalizado, sino que puede estar derivado de las molestias anteriores y aparece sin dolores musculares, articulares, ni fiebre".

 

Problemas digestivos
Tampoco es raro que algunas infecciones virales, como pueden ser las causadas por el virus de la gripe, se manifiesten con afectación digestiva, causando diarrea, náuseas o vómitos. Por el contrario, estos síntomas son excepcionales en el resfriado común.

En cuanto al tratamiento, la Dra. Débora Nuevo comenta que varía dependiendo si se trata de un proceso catarral o una gripe estacional. Así, para el resfriado o catarro, se recomiendan descongestionantes y en algunos casos analgésicos para las molestias o el dolor. En estos casos, también es importante asegurar una ingesta de agua adecuada y beber abundantes líquidos.

Para la gripe, "además de descongestionantes, analgésicos y antipiréticos para reducir la fiebre, a veces se necesitan también medicamentos antivirales que deben ser recetados por el médico. Dependiendo de la gravedad, el médico puede indicar otro tipo de fármacos e incluso en algunos casos, los más graves aunque no muy frecuentes, la hospitalización", indica la especialista.

Por eso, sólo se debe acudir a Urgencias si la fiebre es elevada y persistente, y los dolores son graves.

 

Para prevenir ambos procesos, la internista aconseja:
1.- Lavarse las manos con frecuencia
2.- Mantenerse razonablemente alejado de personas infectadas
3.- Taparse la boca y la nariz al toser o estornudar

 

"Es recomendable seguir estas pautas para evitar el contagio a otras personas y la propagación de la infección, especialmente a personas más vulnerables, que son siempre ancianos y niños", explica la Dra. Nuevo.

 

Ver PDF

Contacto

 

Contacto

 

Dpto. de Comunicación
María Jiménez
Tel. 696 10 26 05

comunicacion@hospitalrosario.com